¿Qué pasa en Venezuela? El papel de las redes sociales en las protestas

Conocer la realidad en Venezuela: una misión imposible. Las dificultades para discernir entre una verdad verdadera y otra adulterada vienen de largo; pero no es momento ni lugar para desarrollar por qué una cantidad importante de los canales mediáticos son de propiedad estatal, o por qué las malas relaciones con cierto vecino del norte dirigen las noticias norteamericanas y europeas en un solo enfoque. Una vez más, las redes sociales se han convertido en el huésped de honor de las revueltas.

El inicio de las protestas

El pasado 12 de febrero una multitud de estudiantes se manifestaron en el estado de Táchira, al oeste del país, a raíz del intento de violación de una joven universitaria. Las protestas contra la inseguridad de las calles fueron seguidas por activistas del resto de ciudades, donde de ser una marcha pacífica se convirtió en una fatalidad: un grupo de individuos motorizados comenzaron a disparar contra la masa, ya mermada, de manifestantes en Caracas. Como consecuencia murieron dos estudiantes activistas y un simpatizante del gobierno de Nicolás Maduro, y se registraron decenas de heridos.

La violencia desatada el 12 de febrero generó más descontento, y al grupo inicial de manifestantes estudiantiles se sumó la vieja oposición y ciudadanos descontentos por los problemas sociales y la inflación. Este grupo, mucho más nutrido, continúa las protestas día a día, aumentando el interés de la comunidad internacional. Corresponsales de la CNN denuncian que Nicolás Maduro ha revocado sus licencias por su cobertura informativa, y William Castillo, director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel), había anunciado que la cobertura mediática de incidentes violentos podía acarrear una violación de la Ley de Responsabilidad Social.

Todo suponía que era necesario acudir a otras fuentes para conocer la situación de Venezuela si no se podía estar presente en el epicentro de las protestas. Las redes sociales fueron enseguida la elección favorita: como consecuencia, el tráfico de Internet aumentó un 10% en el país desde el 12 de febrero.

El papel de Internet y las Redes Sociales en las protestas

@JRodriguezPSUV: #SomosEjercitoDePaz Mientras los fascistas intentan desestabilizar el país nosotros luchamos por la paz y la vida.

@JRodriguezPSUV: #SomosEjercitoDePaz Mientras los fascistas intentan desestabilizar el país nosotros luchamos por la paz y la vida.

Los miles de manifestantes usaron las redes sociales como medio de expresión para contar lo que estaba ocurriendo en las calles de Venezuela; por otro lado, los muchos simpatizantes del gobierno chavista no se quedaron atrás, y contraatacaron sobre la misma plataforma. La lucha ideológica y social que se libraba en las calles se trasladó inmediatamente e Internet.

En Twitter se desarrolló una guerra de hashtags: los opositores a Maduro utilizaron algunos como #ResistenciaVzla, #SOSVenezuela o #ElQueSeCansaPierde (en alusión a una frase de su líder Leopoldo López); los chavistas insisten en otros como #LasCallesSonDelPueblo, #ConMaduroRodillaEnTierra o #NoAlGolpeVzla.

Enseguida el intercambio en las redes sociales llevó a defender sus argumentos con testimonios gráficos; y aquí es cuando la fiabilidad de los usuarios de Twitter, en la que tanto se había confiado tras el apagón informativo, se desmoronó de golpe. El alcalde de Libertador, Jorge Rodríguez, colgó una supuesta foto de la marcha convocada por Nicolás Maduro que no correspondía a la actualidad. La alerta la dio la presencia en la imagen de un tablón publicitario que llevaba retirado lo menos cuatro años.

Pero mucho más numerosos y fraudulentos fueron los casos cometidos por la oposición venezolana: el fuerte contraataque en redes sociales, necesario para hacer frente a la cobertura televisiva en manos del gobierno, llevó a una difusión masiva de fotografías que ni siquiera correspondían al país, sino a protestas o escándalos en otros puntos de Latinoamérica, España o incluso Siria.

La imagen original corresponde a una protesta en Brasil.

La cadena humana por la secesión de Cataluña también sirvió para levantar el ánimo de los opositores venezolanos.

La cadena humana por la secesión de Cataluña también sirvió para levantar el ánimo de los opositores venezolanos.

En Twitter se hizo pasar una fotografía de varios cadáveres en Siria como estudiantes venezolanos asesinados.

En Twitter se hizo pasar una fotografía de varios cadáveres en Siria como estudiantes venezolanos asesinados.

El efecto inmediato: las imágenes comenzaron a desaparecer de la red sin que los autores de tales mensajes mediaran. Twitter confirmó más tarde a la cadena BBC que la red social estaba sufriendo un bloqueo parcial en Venezuela, por lo cuál había habilitado un sistema de recepción a través de SMS con la asistencia de Movistar Venezuela.

La capacidad de maniobra de muchos usuarios en Twitter había quedado dañada por el destape de las imágenes falsas; y esto incluía a tuiteros y a ‘retuiteros’.

¿Y ahora, qué pasa con la información en Venezuela?

La posibilidad de difundir masivamente un mensaje sin previa confirmación dejó en entredicho la fiabilidad de las redes sociales en tiempos de conflicto, especialmente en sociedades muy polarizadas como la venezolana.

No obstante, las redes sociales siguen siendo el punto fuerte para informarse de lo que ocurre a pie de calle, siempre y cuando los consumidores de esas redes sepan escoger bien a los informadores y comprendan la inmensa responsabilidad que conlleva convertirse en un comunicador. En este sentido, los usuarios responsables se vuelcan para que los tuiteros contrasten su información antes de enviar un mensaje o de retuitear el de otra persona…

Reportes en red

… o incluso difunden tutoriales para saltarse la censura en Internet. Lo importante es informar; y en este sentido, la conciencia generalizada es la de tomar el relevo de los medios de comunicación tradicionales para lograr penetrar en la compleja realidad venezolana.

Dejando a un lado las alabanzas a las redes sociales, muchos somos los que también alertamos de los peligros de una herramienta de difusión cuando impera la credulidad y la urgencia. Creemos que el periodista en el siglo XIX no está ni mucho menos obsoleto, si no que es fundamental a la hora de contemporizar, de contrastar, de contextualizar y de componer una realidad total siempre que se siga el valor original del informador: la verdad sin partidismos.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Qué pasa en Venezuela? El papel de las redes sociales en las protestas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s