Edgerank de Facebook: el algoritmo que elige por ti

La semana pasada – por no decir todos los días -, les pedí a mis compañeros de la agencia, expertos en marketing digital y apasionados frikis de la programación, que se esforzaran en entrar a diario a las redes sociales de los clientes y comentar o compartir el contenido en Twitter, Facebook o Google+. Algunos me miraron de reojo y después volvieron sus ocupadas cabezas de vuelta al universo informático; otros refunfuñaron un rato: “¿Pero esto realmente sirve de algo?”, “¿Esto ayuda a captar leads?”.

Alguno incluso siguió rezongando un tiempo después, afirmando que algo así era “hacerme el trabajo”, más o menos como si yo fuera un voluntario de las misiones pidiendo una firma por la paz mundial. Se estaban olvidando, creo yo, que me ocupo de las redes sociales de aquellos que mensualmente pagan su “tributos” por la labor desempeñada en los medios digitales. Se olvidan de que no es un favor personal a mí, sino más bien una obligación por contrato con una serie de compañías.

“Pero, amiguitos” – añado yo a esto, con algo de sarcasmo -, me parece que estáis pasando por alto un detalle. Aquellos artículos que se comparten, comentan o “gustan” más terminan posicionándose mejor. Os veo a menudo entrando en Facebook en vuestros ratos libres, así que el esfuerzo no es tan grande. ¿Es que no os acordáis del Edgerank?”.

Edgerank, logaritmo de Facebook

El logaritmo de Facebook: Edgerank.

Creo que no era exactamente un problema de memoria.

“El Edgerank es ese logaritmo de Facebook que determina la visibilidad de un post y la Fan Page según algunos parámetros. Es decir, que no vemos todas las novedades de nuestros amigos o de las páginas que nos gustan, sino solamente aquellas que Facebook nos muestra por defecto”. Sí, el término logaritmo suena a quebradero de cabeza y a ibuprofeno, pero es un sistema más simplificado y sencillo de seguir que el enredo que Google nos ha regalado. Básicamente, son tres las normas que sigue Edgerank:

  • Relevancia: en el primer punto entra en juego el famoso contenido de valor. Se trata del interés que despiertan esos post o publicaciones en Facebook, y qué demostración más clara existe que la interacción que une a la Fan Page con sus seguidores. Así, entramos de lleno en la importancia de que exista una colaboración estrecha en los comienzos de las marcas noveles en las redes sociales: conseguirán ser más visibles cuantas más muestras de interés genere en los usuarios de la red. Para conseguir esa interacción, y por lo tanto que Facebook considere nuestra publicación relevante, se recomienda:
    • Publicar con fotos y video: el atractivo visual convence a los usuarios.
    • No insistir en contenido comercial: no se trata de redirigir constantemente a tu web con claims para la marca, sino de crear un contenido que verdaderamente sea útil para los seguidores de la Fan Page. Al fin y al cabo, ellos determinarán qué posts son los más interesantes.
    • Hacer preguntas y pedir opiniones: los usuarios suelen responder mejor a aquellas publicaciones que incitan a la participación. Al fin y al cabo, ése es el espíritu de las redes SOCIALES.
  • Afinidad: el Edgerank mide el grado de afinidad entre las publicaciones de una Fan Page y un seguidor determinado. De esta forma, cuanta más interacción haya tenido un usuario en su trayectoria con esa página de Facebook, más interpretará el logaritmo Edgerank que el usuario está interesado en sus publicaciones. Algunos consejos al respecto:
    • Publicar contenido que incite a comentar: preguntas, debates sobre algún tema polémico (sin mancharse las manos), enigmas, curiosidades…
    • Procurar contestar los comentarios de nuestros seguidores.
    • Si se tiene la posibilidad, realizar alguna campaña de Facebook Ads para lograr generar tráfico de usuarios verdaderamente interesados en la temática de la Fan Page.
    • Colaborar en otras páginas de Facebook.
  • Tiempo de publicación: las publicaciones de Facebook, como toda red social, pasan de largo con rapidez. Los posts desaparecerán de las novedades en unas horas y puede llegar a ser complicado que los usuarios los encuentren de nuevo. Se estima que a partir de 6 horas una publicación perderá gran parte de su visibilidad. Ten en cuenta, por tanto:
    • Es bueno estudiar los horarios a los que se publica: tener en cuenta cuáles son las horas de sueño, las de descanso o las de ocio. Generalmente el fin de semana la afluencia de usuarios en Facebook y redes sociales en general es menor.
    • Se debe publicar con cierta asiduidad: para que los seguidores no se olviden de ti y poder captar nuevos fans, es mejor publicar a diario, o al menos tener presencia semanal en Facebook.
    • Es contraproducente saturar a los seguidores con demasiadas publicaciones: tampoco es cuestión de ir al lado contrario. Si se cansan, los usuarios podrían bloquear tus publicaciones o dejar de seguir a la marca.

Por último, no me olvidaría de un consejo válido para cualquiera que pretenda hacerse grande en el universo de Facebook: observa atentamente lo que hacen aquellas compañías de tu sector que llevan un tiempo desarrollando su estrategia en redes; no solo las de tu país, sino también las de las grandes potencias del marketing digital. No es un consejo para copiar lo que hagan, sino para aprender de sus aciertos y de sus errores, y procurar ser más ágil a la hora de introducir tu propia estrategia.

 

Anuncios