Edgerank de Facebook: el algoritmo que elige por ti

La semana pasada – por no decir todos los días -, les pedí a mis compañeros de la agencia, expertos en marketing digital y apasionados frikis de la programación, que se esforzaran en entrar a diario a las redes sociales de los clientes y comentar o compartir el contenido en Twitter, Facebook o Google+. Algunos me miraron de reojo y después volvieron sus ocupadas cabezas de vuelta al universo informático; otros refunfuñaron un rato: “¿Pero esto realmente sirve de algo?”, “¿Esto ayuda a captar leads?”.

Alguno incluso siguió rezongando un tiempo después, afirmando que algo así era “hacerme el trabajo”, más o menos como si yo fuera un voluntario de las misiones pidiendo una firma por la paz mundial. Se estaban olvidando, creo yo, que me ocupo de las redes sociales de aquellos que mensualmente pagan su “tributos” por la labor desempeñada en los medios digitales. Se olvidan de que no es un favor personal a mí, sino más bien una obligación por contrato con una serie de compañías.

“Pero, amiguitos” – añado yo a esto, con algo de sarcasmo -, me parece que estáis pasando por alto un detalle. Aquellos artículos que se comparten, comentan o “gustan” más terminan posicionándose mejor. Os veo a menudo entrando en Facebook en vuestros ratos libres, así que el esfuerzo no es tan grande. ¿Es que no os acordáis del Edgerank?”.

Edgerank, logaritmo de Facebook

El logaritmo de Facebook: Edgerank.

Creo que no era exactamente un problema de memoria.

“El Edgerank es ese logaritmo de Facebook que determina la visibilidad de un post y la Fan Page según algunos parámetros. Es decir, que no vemos todas las novedades de nuestros amigos o de las páginas que nos gustan, sino solamente aquellas que Facebook nos muestra por defecto”. Sí, el término logaritmo suena a quebradero de cabeza y a ibuprofeno, pero es un sistema más simplificado y sencillo de seguir que el enredo que Google nos ha regalado. Básicamente, son tres las normas que sigue Edgerank:

  • Relevancia: en el primer punto entra en juego el famoso contenido de valor. Se trata del interés que despiertan esos post o publicaciones en Facebook, y qué demostración más clara existe que la interacción que une a la Fan Page con sus seguidores. Así, entramos de lleno en la importancia de que exista una colaboración estrecha en los comienzos de las marcas noveles en las redes sociales: conseguirán ser más visibles cuantas más muestras de interés genere en los usuarios de la red. Para conseguir esa interacción, y por lo tanto que Facebook considere nuestra publicación relevante, se recomienda:
    • Publicar con fotos y video: el atractivo visual convence a los usuarios.
    • No insistir en contenido comercial: no se trata de redirigir constantemente a tu web con claims para la marca, sino de crear un contenido que verdaderamente sea útil para los seguidores de la Fan Page. Al fin y al cabo, ellos determinarán qué posts son los más interesantes.
    • Hacer preguntas y pedir opiniones: los usuarios suelen responder mejor a aquellas publicaciones que incitan a la participación. Al fin y al cabo, ése es el espíritu de las redes SOCIALES.
  • Afinidad: el Edgerank mide el grado de afinidad entre las publicaciones de una Fan Page y un seguidor determinado. De esta forma, cuanta más interacción haya tenido un usuario en su trayectoria con esa página de Facebook, más interpretará el logaritmo Edgerank que el usuario está interesado en sus publicaciones. Algunos consejos al respecto:
    • Publicar contenido que incite a comentar: preguntas, debates sobre algún tema polémico (sin mancharse las manos), enigmas, curiosidades…
    • Procurar contestar los comentarios de nuestros seguidores.
    • Si se tiene la posibilidad, realizar alguna campaña de Facebook Ads para lograr generar tráfico de usuarios verdaderamente interesados en la temática de la Fan Page.
    • Colaborar en otras páginas de Facebook.
  • Tiempo de publicación: las publicaciones de Facebook, como toda red social, pasan de largo con rapidez. Los posts desaparecerán de las novedades en unas horas y puede llegar a ser complicado que los usuarios los encuentren de nuevo. Se estima que a partir de 6 horas una publicación perderá gran parte de su visibilidad. Ten en cuenta, por tanto:
    • Es bueno estudiar los horarios a los que se publica: tener en cuenta cuáles son las horas de sueño, las de descanso o las de ocio. Generalmente el fin de semana la afluencia de usuarios en Facebook y redes sociales en general es menor.
    • Se debe publicar con cierta asiduidad: para que los seguidores no se olviden de ti y poder captar nuevos fans, es mejor publicar a diario, o al menos tener presencia semanal en Facebook.
    • Es contraproducente saturar a los seguidores con demasiadas publicaciones: tampoco es cuestión de ir al lado contrario. Si se cansan, los usuarios podrían bloquear tus publicaciones o dejar de seguir a la marca.

Por último, no me olvidaría de un consejo válido para cualquiera que pretenda hacerse grande en el universo de Facebook: observa atentamente lo que hacen aquellas compañías de tu sector que llevan un tiempo desarrollando su estrategia en redes; no solo las de tu país, sino también las de las grandes potencias del marketing digital. No es un consejo para copiar lo que hagan, sino para aprender de sus aciertos y de sus errores, y procurar ser más ágil a la hora de introducir tu propia estrategia.

 

Redes Sociales en África: poca extensión, grandes expectativas

África, el “Continente Negro”: presumiblemente el origen de la humanidad y actualmente el más castigado de todos en cuanto a desarrollo económico, sanitario y político. No ocurre lo mismo en cuanto a recursos: posee las principales minas de diamantes, oro, plata, hierro, cobalto o coltán, y una buena cantidad de los yacimientos de petróleo que abastecen a una parte importante del mundo. Tampoco escasean las manos: el continente supera los mil millones de habitantes repartidos entre 53 países – sin contar la República Saharaui y su limbo legal… pero ésa es otra historia-.

No es ningún secreto que los perpetuos sistemas colonialistas han dejado brechas profundas en África más allá incluso de sus procesos de independencia. Tampoco lo es el hecho de que sus sistemas políticos hayan sido o sigan siendo, en muchos casos, dudosamente democráticos, por no hablar de sus niveles de corrupción y sus ataques a los derechos humanos, que los medios de comunicación occidentales solo recuerdan cuando se dan estallidos de violencia.

Internet en África: las estadísticas

El panorama, en principio desolador, del continente africano tiene su eco también en los niveles de penetración de Internet, tecnología móvil y redes sociales, si las comparamos con los territorios de mayor desarrollo: frente al estallido y la evolución constante de Europa y Norteamérica, seguido de cerca por el sureste asiático y América Latina, en enero de 2014 los estudios afirmaban que en África tan solo un 18% de la población tiene acceso a Internet, y un 7% es usuario de las redes sociales.

El uso de los teléfonos móviles, sin embargo, es mucho más extenso en el continente africano: el 67% de la población porcentajesposee uno de estos dispositivos. Una mayoría abrumadora – nada menos que el 96% de los poseedores de un teléfono móvil – contrata su servicio telefónico con tarjeta de prepago, que recargan en puestos de vendedores ambulantes. Además, cuatro de cada cinco usuarios de Internet en África afirma acceder a la red a través de su móvil.

El hecho de que Facebook sea la página más visitada de la red en la mayoría de los países africanos, y que YouTube se sitúe casi siempre en los primeros puestos, habla por sí solo de la fuerza de las redes sociales en una sociedad en la que los altos precios por el servicio de red, los problemas de conexión y la falta de penetración digital en los ambientes rurales dificultan un acceso a Internet que lideran Sudáfrica y el norte del continente.

Comunidades de blogueros y ‘tuiteros’ africanos: A new hope

La revolución africana más reciente en las redes ha sido la protagonizada por Africtivistes, una plataforma que pretende reunir a blogueros y tuiteros de todo África dedicados a utilizar la web para luchar por sus propios procesos democráticos. Y sus esfuerzos no han caído en saco roto. Cheick Fall, el senegalés que ideó esta “reunión” digital africana, también estuvo presente en una campaña pionera en el uso de las redes sociales como herramienta de lucha ciudadana del continente: la que se libró a través del hashtag #Sunu2012. Tan solo una treintena de personas, armadas con redes sociales, se erigieron en los defensores de la democracia en unas elecciones que apuntaban a ser fraudulentas.

#Sunu2012, que quiere decir algo parecido a “Nuestro 2012”, tenía por objetivo vigilar la campaña electoral y la posterior jornada de votaciones para que la elección del mandatario fuera lo más limpia posible. Pretendían formar una red en la que los usuarios pudieran intercambiar información y sobre todo informarse a través de aquellos activistas y defensores improvisados. El blog de Cheick Fall sirvió de fuente de información de miles de ciudadanos, y la explosión improvisada de visitas obligó al entonces presidente y candidato Abdoulaye Wade a aceptar su derrota.

Pero como toda genial idea, se alimentó de un germen anterior. En 2010, en Costa de Marfil, se empleó el hashtag

#CIV2010 con el mismo propósito: velar por la claridad del proceso electoral en su país. Poco después, en Abiyán, se produjo una avalancha en un estadio de fútbol que dejó 68 muertos, seguida de otra, esta vez solidaria: las redes se volcaron en cubrir el acontecimiento, mostrar su afecto y respeto por las víctimas y pedir responsabilidades al gobierno, todo ello a través del hasthag #DramePlateau. A tal punto llegaron las protestas que dos blogueros, Diaby Mohamed y Cyriac Gbogou, fueron temporalmente retenidos por las fuerzas del orden marfileñas.

No fueron los únicos usuarios relevantes que tuvieron problemas con las autoridades: Makaila Nguebla, un chadiano refugiado en Senegal, fue perseguido por la policía senegalesa hasta que consiguió la condición de asilado político en París, para lo cual la comunidad de blogueros senegaleses lucharon con el hashtag #FreeMakaila.

Ejercicios de democracia en la red

En un artículo relacionado con los accesos de la ciudadanía africana a la democracia, Yu-Shan Wu y Catherine Grant Makokera afirmaban que en países donde el sistema político deja pocas vías a la oposición civil, el impacto de las redes sociales puede ser mucho mayor.

Eso debieron pensar en Zimbabwe con la aparición de Baba Jukwa, un bloguero anónimo que puso en jaque al gobierno de Robert Mugabe. Baba Jukwa afirma ser un ex alto cargo de ZANU-PF, el partido de Mugabe, y ha destapado secretos de corrupción, fraude electoral, intimidaciones y hasta el estado de salud del nonagenario dirigente. Detrás de su información, anima a la ciudadanía a “combatir el fuego con fuego”. Se lo ha considerado como el “Snowden africano” por su revelación de secretos de Estado, y su página de Facebook cuenta con más de 00.000 fans.

Mozambique también ha tenido su protagonismo en las redes sociales. En 2010, el gobierno decretó una subida conjunta en los preios del combustible, la electricidad, el agua y el transporte. Las protestas que se desataron en la red alcanzaron tales niveles que, pasados unos días, el ejecutivo tuvo que anunciar la retirada de la impopular medida.

En Angola, una serie de manifestaciones convocadas por ciudadanos opositores al gobierno, obligó a los allegados del presidente

Mujeres votando en Costa de Marfil (2010)

Mujeres votando en Costa de Marfil (2010)

dos Santos a organizar de forma improvisada un acto de apoyo al dirigente. Dos días después, las protestas de la oposición, que habían sido convocadas a través de una red de mensajería móvil, fueron mucho más multitudinarias y sonadas. A raíz de ello se creó la plataforma Central 7311, que recientemente ha adoptado el formato papel para ser repartido en las calles de Luanda, donde el alcance de Internet es aún muy reducido entre la población.

Kenia, por su parte, es la cuna de la plataforma Ushahidi, que después imitaron en otros países de África, América Latina e incluso Norteamérica. Permite mapear información de relevancia en zonas de catástrofe o conflicto; de hecho, se convirtió en una herramienta fundamental en el terremoto de Haití del año 2010.

Herramientas sociales para la información y la educación

En el país más poblado de África, Nigeria, la penetración de tecnología móvil es siete veces superior, por ejemplo, a la que alcanzan en Sudáfrica, uno de los grandes estandartes de la evolución tecnológica en el continente. En este territorio del Golfo de Guinea se creó la plataforma EnoughisEnough Nigeria Coalition, una coalición de blogueros, organizaciones y jóvenes activistas que quieren “instaurar una cultura del buen gobierno y de responsabilidad pública”. Ha servido para seguir los procesos electorales del país y animaba a los usuarios a denunciar las infracciones en colegios electorales. Por otra parte, Sahara Reporters intenta fomentar el periodismo ciudadano y la información procedente de la calle.

En Ghana, los blogueros se han articulado fundamentalmente alrededor de BlogginGhana, una reunión de blogs de ganeses y ciudadanos en el extranjero para conseguir conformar una realidad desde el punto de vista ciudadano. Desde 2008 hasta hoy, ha conseguido reunir a cerca de 300 autores y activistas. Como ha sucedido en otros países, también Ghana desarrolló su propia herramienta para defender la limpieza de los procesos electorales y denunciar los abusos en los mismos: GhanaVotes.

Además de las fuerzas volcadas en la correcta información de los ciudadanos, también se han desarrollado algunas herramientas web y móviles para la educación. En Tanzania se elaboró un programa de educación con el soporte del aparato Nokia N95, BridgeIt, que ha servido de apoyo para la educación en escuelas con recursos audiovisuales. MXit puso al servicio de la comunidad africana un servicio de tutoría a través del móvil. E incluso el propio fabricante Nokia, consciente de la extensión de sus productos en África, sacó a la luz OVI Life Tools, un programa que ofrece servicios de ayuda para el sector agrícola.

Por qué es útil Twitter para informar (e informarse)

Informar en twitterConociendo por encima el funcionamiento de Twitter, parece increíble que un sencillo sistema de 140 caracteres por mensaje haya convertido la red de microblogging en una revolución comunicativa. Con sus casi ocho años de andadura, Twitter ha sido testigo histórico y herramienta de convocatorias ciudadanas, polémicas que precipitan los cambios y hasta el derrocamiento de algún que otro sistema democrático dudoso. La facilidad para crear una cuenta personal y comenzar a emitir nuestra propia realidad al mundo es una de las claves que explican su éxito, pero no es ni mucho menos la única. Conoce quince razones por las que Twitter es útil para informar (e informarse):

    1. Instantaneidad. En cuestión de décimas de segundo, un tweet se lanza a millones de usuarios. El contenido se genera y se difunde en tiempo real; las dimensiones del flujo de información que genera Twitter no tiene precedentes: 400 millones de mensajes o tweets se envían a diario en todo el mundo.
    2. Difusión masiva de un hecho. En los estudios realizados al finalizar el año 2013, se indica que en Twitter están registrados 500 millones de usuarios; cerca de 288 millones son activos mensualmente. La efectividad de un canal que utilizan grupos y particulares de los cinco continentes sin importar trabas habituales como el idioma, nacionalidad o condición social es una mina de oro para informadores tradicionales y noveles.
    3. Concisión. Una de las máximas del periodismo universal se eleva a su apogeo en Twitter: un máximo de 140 caracteres en cada tweet o DM (mensaje privado), y 160 a la hora de describirse en el perfil. En Twitter no caben rodeos ni adornos, y la capacidad de condensar una información en unas cuantas palabras se ha convertido en todo un arte expresivo.
    4. Multiplicidad de fuentes de información. En una especie de democracia virtual, las redes sociales permiten elevar exponencialmente el número de personas o grupos con criterio para dar una información correcta y veraz. La gama de colores se extiende de una forma única: los matices ideológicos, las formas de expresión o la variedad temática son algunas consecuencias directas. En este camino, cada cuál ha de encontrar su estrategia para convertirse en un informador relevante en un entorno virtual donde el ascenso es lento y los errores se penalizan duramente.
    5. Testigos directos. ¿Has vivido una experiencia que merece ser contada? ¿Has observado en algún espacio público un acontecimiento interesante o curioso? Ningún usuario está obligado a mantenerse como mero lector en el mundo de Twitter; tú también puedes ser un emisor relevante en esta plataforma. Si el contenido es de valor o no, lo decidirá el resto de usuarios.
    6. Comunicación e interacción. Si por algo se caracterizaban los medios de comunicación tradicionales es porque no eran comunicativos: eran sencillamente informativos. El flujo de la información corría en un solo sentido,  y el espectador apenas tenía oportunidad de réplica si no era a través de lentos y tediosos procesos de correspondencia. Las redes sociales, y Twitter en particular, han conseguido que el intercambio de noticias útiles entre lectores y medios sea continuo y abundante. Un periodista se puede servir de Twitter para encontrar fuentes locales de un acontecimiento concreto.
    7. Potencial para generar debate. El debate es un intercambio de opiniones, y extender un abanico de opciones es siempre enriquecedor para cualquier información. Tirar entre todos de datos, estadísticas o hemeroteca ayudará a crear un marco mucho más completo para interpretar una noticia.
    8. Capacidad de incluir contenido multimedia: las grandes ventajas de la digitalización de la información están presentes también en Twitter; a través de herramientas como TwitPic en el caso de las imágenes, o uShow para subir vídeos a la web, se puede completar o demostrar una información con contenido multimedia. Hay una larga lista de herramientas que facilitan esta función.
    9. Contenido selectivo según intereses. No es necesario bucear dentro de un enorme torrente de noticias, como en el caso de la prensa, o esperar el orden y ritmo de la información, como sucede en radio y televisión; desde tu cuenta podrás seguir a los usuarios cuya información más te interese. Además, el sistema de hashtags y las listas de tuiteros harán el resto a la hora de encontrar, en un momento determinado, la información que cada cuál prefiera encontrar.
    10. Facilidad para encontrar una temática: los hashtags son aquellas etiquetas de contenido compuestas por una almohadilla # y una/s palabra/s clave/s. Si quieres conocer las últimas noticias o comentarios acerca del #turismo, basta rastrear este término en el buscador; si quieres ahondar en cuestiones más específicas, como las opciones del #OcioMadrid durante el fin de semana, combina algunas palabras. En ocasiones la comunidad acuerda una Informar a golpe de tweetfrase, más perecedera en el tiempo, para tratar un acontecimiento o una tendencia en un momento determinado, como #QueSeVayanEllos7A (marcha de Juventud Sin Futuro), o para el seguimiento de algún episodio de programas informativos, como #Noche23F del ‘Salvados’ de Jordi Évole.
    11. Tendencias en manos del público: la noticia relevante ya no está solamente en manos de un puñado de medios a la cabeza del sector informativo: toda la comunidad de usuarios conectados serán los encargados de conformar el listado de Trending Topic – tendencias en Twitter – y por tanto, de elegir aquello que más fácilmente se va a escuchar.
    12. Movilidad. El 60% de los usuarios activos en 2013 accedía a su cuenta de Twitter a través de su móvil. La posibilidad de informar desde cualquier lugar, sumado a la simplicidad del sistema de 140 caracteres, facilita que Twitter sea un canal de información sin pausa.
    13. Variedad en el tono. La rigidez formal y lo que se considera “políticamente correcto” en periodismo es mucho más difuso en Twitter. Aquellos que ‘tuitean’ correctamente se revalorizan; y aquí es donde la ironía, el sarcasmo y la sutilidad juegan un papel importante. En cualquier caso, de cualquier hecho se puede encontrar un tono banal, humorístico, serio o apocalíptico; tweets para todos los gustos sin ser denostados por los consumidores de la información.
    14. Posibilidad de rectificar. Errar es humano; rectificar es una obligación. Twitter ofrece la opción de hacerlo sin demoras.
    15. Interacción con personas de relevancia. Llegar a entablar una conversación con un personaje de la actualidad que recibe miles de peticiones no es precisamente sencillo, pero es seguro que la probabilidad de que sea persona reciba tu mensaje es mucho mayor.
Nadie va a ganar el premio Pulitzer a base de tweets, pero utilizar el microblogging es una forma encaminada al nuevo modelo de periodismo.